https://bs.serving-sys.com/Serving/adServer.bs?cn=display&c=19&pli=1077332012&adid=1085488648&ord=[timestamp]
top of page
C1.jpg
  • Foto del escritorRedacción

El potencial del nearshoring en el sector manufacturero mexicano



Desde hace pocos años, el ecosistema industrial ha añadido un nuevo concepto a su lenguaje: nearshoring, entendido como la reubicación de la producción en ubicaciones geográficamente cercanas, lo que es más interesante de esto es que ha ganado relevancia en la industria manufacturera.

Por su proximidad con Estados Unidos y su infraestructura industrial, México se convierte en un destino atractivo para este modelo. Datos del monitor económico de CIAL Insights arrojan que, en la última década, la presencia manufacturera se ha mantenido estable.

En este ramo, México es actualmente un gran exportador de manufacturas, y esto podría mejorar en la era del nearshoring, ya que su comercio exterior podría elevarse hasta 96% hacia el año 2030, que sería el horizonte temporal de este fenómeno.

La economía mexicana también ha percibido el impacto del nearshoring. La creación de empleos y la inversión extranjera directa han aumentado, lo que ha contribuido al crecimiento económico. Además, se ha fomentado la transferencia de conocimiento y tecnología, lo que fortalece la base industrial mexicana.

Los retos por superar

La industria manufacturera es uno de los pilares más importantes de la economía en México, al representa cerca del 18% del Producto Interno Bruto (PIB). En 2021, el sector manufacturero mexicano atrajo una inversión extranjera directa de 12,560 millones de dólares estadounidenses y empleó a más de nueve millones de trabajadores.

De forma general, el ramo manufacturero mexicano presenta una barrera crediticia importante, al ser la industria más evaluada por empresas internacionales; datos exclusivos de los clientes de CIAL Dun & Bradstreet arrojan que alrededor de 50% de las empresas tardan más de 15 días para cumplir con su fecha de pago y únicamente 7% de ellas presentan resultados positivos en sus evaluaciones de pago.

Adicionalmente, hay algunas consideraciones y desafíos asociados con el nearshoring para México, destacando las siguientes:

Costo laboral. A pesar de ser competitivo en comparación con los salarios en Estados Unidos, los costos laborales en México pueden ser más altos que en algunos países asiáticos. Las empresas deben considerar estos costos en su toma de decisiones.

Infraestructura y capacitación. La calidad de la infraestructura y la disponibilidad de mano de obra capacitada pueden variar en México. Las empresas deben evaluar cuidadosamente estas cuestiones al seleccionar ubicaciones de manufactura.

Riesgos comerciales. A pesar de la proximidad con Estados Unidos, el comercio y las relaciones bilaterales pueden verse afectados por cambios en políticas y acuerdos comerciales. Las empresas deben considerar estos riesgos.

Inseguridad. La inseguridad y la delincuencia organizada en algunas regiones de México pueden afectar negativamente la operación de las empresas, lo que requiere medidas adicionales de seguridad y precaución.

Fluctuaciones cambiarias. La exposición a la volatilidad en los tipos de cambio puede ser un riesgo para las empresas que operan en México, especialmente si la moneda local se deprecia frente al dólar estadounidense.

El lado positivo de la moneda

Las áreas de oportunidad también tienen otra cara, y esa la de los beneficios. El sector manufacturero ha experimentado crecimiento, y el nearshoring ha impulsado la demanda de servicios relacionados con la producción, como la logística y el transporte. Además, el incremento de la producción y las exportaciones ha mejorado la balanza comercial de México.

Algunas de las ventajas que nos muestran el potencial del nearshoring aplicado a manufactura son:

Acceso a mercados clave. Al estar cerca de estos mercados, las empresas mexicanas reducen tiempos de entrega y costos de transporte, lo que les permite responder de manera ágil a las demandas de sus clientes.

Mayor flexibilidad en la cadena de suministro. La proximidad geográfica facilita una mayor flexibilidad en la cadena de suministro. Las empresas pueden adaptarse rápidamente a cambios en la demanda y ajustar sus operaciones de acuerdo con las necesidades del mercado.

Menores riesgos geopolíticos y de calidad. En comparación con las ubicaciones de manufactura en Asia u otras regiones lejanas, México generalmente enfrenta menos riesgos geopolíticos y problemas de calidad. Esto puede ser importante para las empresas que buscan garantizar la consistencia y la calidad de sus productos.

Cadenas de suministro más cortas. Las cadenas de suministro más cortas pueden reducir el riesgo de interrupciones en la producción debido a factores como desastres naturales, problemas políticos o crisis sanitarias.

Mayor atracción de inversión extranjera. El nearshoring ha llevado a un aumento en la inversión extranjera directa en México, ya que las empresas buscan aprovechar los beneficios de la proximidad a los mercados de América del Norte.

Generación de empleo. La expansión de la manufactura en México como resultado del nearshoring ha generado empleos en el país, lo que es beneficioso para la economía local.

México ha demostrado ser un destino atractivo para la inversión extranjera y la expansión de la producción industrial. La continuidad de este fenómeno depende de la capacidad del país para abordar los desafíos y mantener un entorno propicio para las inversiones en el sector manufacturero. En este sentido, el nearshoring tiene el potencial de mantenerse como una fuerza motriz para la economía local de cara al futuro.


28 visualizaciones0 comentarios

Comentários


BOX BANNER NEGOCIO MOTOR AMOF (1).jpg
MB_BANNER_NEGOCIO TRANSPORTE_1080x1080_EXPO FORO.jpg
EXPO-LOGISTIC-CONFERENCE-2024-MEGABANNER.jpg
bottom of page