https://bs.serving-sys.com/Serving/adServer.bs?cn=display&c=19&pli=1077332012&adid=1085488648&ord=[timestamp]
 
C1.jpg
  • Redacción

Evolución de los datos en el ecosistema industrial


La vida se mueve a un ritmo muy acelerado. La hiperconectividad y los modelos de trabajo y comercio híbrido han provocado la irrupción de una nueva era digital, donde la información y los datos son el alimento diario de millones de operaciones.


En esta era, grandes cantidades de datos se generan de forma exponencial, y es aquí donde viene el verdadero reto, que es la capacidad de analizar y extraer valor de todos ellos. En un mundo que está siendo impulsado por los números, estos deben ser aprovechados por las empresas, ya que ello genera una mejor toma de decisiones. Por ende, un mayor crecimiento en todos los aspectos, sin importar el tamaño y el giro de las organizaciones.


Sin embargo, a la par de la innovación tecnológica, el crecimiento de datos no llegó de la noche a la mañana. Estos dos elementos están estrechamente ligados. Su uso se registra desde civilizaciones antiguas, donde eran utilizados para salvaguardar información en materia económica o militar.


La necesidad de archivar conocimiento y usarlo de manera práctica catalizó la llegada de medios como la escritura, la fotografía, el cine y la informática. La tecnología digital se convirtió en un hito a partir de discos duros, disquetes externos o memorias USB.


No obstante, el surgimiento de Internet, los dispositivos inteligentes y el espacio de almacenamiento —que se hizo insuficiente— dieron lugar a la conexión en la nube, al Big Data y a la Ciencia de Datos para resguardar el conocimiento, acceder a él en cualquier momento y, sobre todo, manejarlo, actualizarlo y emplearlo como un pilar para la toma de decisiones.


La Ciencia de Datos y el Big Data representan una macrotendencia en el mundo. Los enormes y complejos conjuntos de información son, actualmente, la fuente de la que se alimentan los procesos posteriores. Asimismo, es un fenómeno que está moviendo las economías. De acuerdo con ITChronicles, cada día se producen alrededor de 2 billones de bytes de datos en todos los sectores, y se estima que tendrán un valor aproximado de 77,000 millones de dólares en 2023.


Además, según Statista, el tráfico global de datos apunta a un crecimiento continuo. Las previsiones arrojan cifras mensuales por encima de los 77 exabytes (un exabyte equivale a un trillón de bytes) para este 2022.


Pese a lo anterior, apenas 26% de las empresas dice haber logrado una cultura orientada a los datos. Pero no basta con ello, el siguiente paso es utilizarlos para crear nuevos productos y mejorar las experiencias de clientes.


En este punto, vale la pena mencionar el surgimiento de la Ciencia de Datos como herramienta para procesar y crear conocimiento útil, ya que una cifra en crudo carece de valor, y es entonces que pasa a ser un elemento de análisis predictivo mediante algoritmos de Inteligencia Artificial, métodos computacionales, matemáticos y estadísticos.


Este binomio tecnológico ha dado pie a modelos como la Inteligencia de Negocios. Con ello, el universo empresarial aprovecha las técnicas de gestión para tomar mejores decisiones basadas en datos. Así, el conocimiento genera oportunidades.


A la par de la inteligencia, también está surgiendo la Economía de Datos, que es un concepto formado por iniciativas, actividades y proyectos basados en la exploración de bases de datos que dan paso a la creación de productos y servicios.


En el sector industrial, la información es un factor para optimizar cualquier proceso económico actual. Entre los beneficios más destacables, especialistas de CIAL Dun & Bradstreet mencionan los siguientes.

  • Los datos:

  • Son más precisos que la intuición.

  • Transforman organizaciones.

  • Se construyen puentes para conectar a las compañías con sus diferentes stakeholders.

  • Contribuyen en la toma de decisiones estratégicas.

  • Dan paso al establecimiento de metas y objetivos de negocio.

  • Permiten una evaluación y prevención de riesgos.

Para las empresas, el mundo de los datos es un terreno poco explorado, por lo que es el momento de aprovechar su evolución e impulsar la transformación de los negocios. La evolución constante requiere innovación tecnológica, así como la obtención, análisis y uso de la información.

1 visualización0 comentarios
banner-mba.jpg
BANNER-NEGOCIO-TRANSPORTE-TEELVIAOKOK.jpg